…y no estaba muerto, estaba probando el Wifi…

Como dice la famosa canción “el muerto vivo“, no estaba muerto, estaba probando el Wifi, bueno, eso y mil cosas más. Todo a la vez, de una forma desordenada y sin acabar nada de lo que empiezo, una vez más lo siento.

Si recordáis ya habíamos hecho algún post sobre soluciones basadas en wifi (Probando el Wifly, por cierto ¿dónde habéis estado estos tres meses?) y me mantengo en todas y cada una de las ventajas y de los inconvenientes que enumerábamos en ese post.

Módulo ESP8266

Módulo ESP8266

Además, con respecto a los módulos Wifly que analizamos presentan muchísimas ventajas:

  • Factor de forma todavía más pequeño.
  • Precio a partir de 3 a 4$
  • A diferencia del Wifly puedes cargar los programas en la misma tarjeta, es decir, no hace falta un micro adicional.
  • Una comunidad de desarrollo muy amplia.
  • Un firmware (NodeMcu) que permite programar en Lua, seguramente mucho menos potente que C++, pero al ser un lenguaje de alto nivel con una curva de aprendizaje mucho menor.
  • Modos de autoconfiguración para poder hacer una configuración inicial sin ningún HW adicional.
  • Comunidades trabajando en la posibilidad de hacer redes Mesh sobre Wifi.

En definitiva estos dispositivos nos dan la posibilidad de realizar proyectos con un coste muy bajo y ciclos de desarrollo muy cortos. También estamos trabajando en otras piezas del puzzle, pero os iremos informando en proximos artículos.

¿Significa esto que hemos abandonado Zigbee?

Rotundamente no, Zigbee sigue teniendo la gran ventaja de ser una tecnología enfocada al bajo consumo, insustituible en los nodos que deben de ser alimentados a baterías. Para que os hagáis una idea un ejemplo real: En un nodo que duerme, para despertar y enviar un paquete Zigbee tarda unos pocos milisegundos, un ESP8266 hasta 6 segundos la diferencia de tiempo (y de consumo) es brutal, lo que determina claramente la vida de las baterías.

Próximamente iremos desvelando las siguientes piezas del Puzzle.

Deja un comentario